Soñar varios caballos que trotan tranquilamente indica esperanzas de alcanzar los deseos que no se han materializado.
También suele indicar que amistades muy estimadas estén sufriendo alguna pena, por ejemplo por fracasos en negocios o enfermedad.
Soñar uno o varios caballos en actitud pasiva es un buen presagio, pues insinúa días tranquilos, sin preocupaciones.
Soñar un caballo blanco tranquilo y pastando es símbolo de fuerza para triunfar y salud para disfrutar de la vida, lo cual habla de un buen futuro.
Si se cabalga en dicho caballo blanco indica amplia prosperidad y amistades importantes.
Soñar un caballo negro insinúa mal carácter y trato indebido y hasta brutal hacia personas respetables, aunque esa conducta no será impedimento para tener éxito en sus asuntos.
Este mismo sueño en una mujer casada insinúa que habrá problemas con el marido.
Cuando el caballo es pardo, insinúa los dos símbolos antes anotados.
Soñar un caballo garañón, insinúa deseos sexuales insatisfechos.
Soñar un caballo lastimado, herido o enfermo insinúa que pronto se presentarán dificultades en los asuntos que se estén manejando o que algún amigo requiere su ayuda.
Soñar un caballo tirando de un arado o de algún vehículo insinúa que se debe trabajar con ahínco a fin de resolver los problemas aparentemente sin solución.
Soñarse cabalgando en un caballo de cualquier color, excepto negro y que no sea un animal flaco o enfermo, insinúa éxitos cercanos.
Si el caballo es blanco, gordo y saludable, insinúa una prosperidad que le permitirá viajar y disfrutar de comodidades y valores materiales.
Si se trata de un caballo de carreras, insinúa frivolidad o precipitación del soñante, que está expuesto a pérdidas importantes.
Soñarse cruzando un río montado a caballo insinúa próximas e importantes ganancias.
Si el caballo se cae y el soñante se ve saliendo del agua y llegando a tierra, insinúa que todas las dificultades que se presenten serán superadas.
Si el caballo camina en una bajada y resbala peligrosamente, insinúa que los asuntos del soñante van muy mal, por lo que debe prestarles mayor atención.
Soñar un caballo que no se deja montar indica que habrá serios rechazos en todos los asuntos que se estén manejando, incluso familiares o sentimentales.
Si se logra ensillar y montar en el caballo insinúa que los problemas no serán graves y serán superados ventajosamente.
Soñarse matando a un caballo insinúa que el (la) soñante está lastimando la sensibilidad de personas que han confiado en él (ella).
Soñarse asistiendo a carreras de caballos insinúa el deseo de llevar una vida disipada por haber tenido algunos éxitos efímeros.
Soñarse poniendo herraduras nuevas a un caballo indica que muy probablemente en la vida diaria está pensando o planeando negocios no muy honestos pero que supone le redituarán importantes utilidades, aun a sabiendas que también le traerán problemas.
Éste es un sueño de advertencia para no caer en tentaciones peligrosas.
Cuando una mujer se sueña cabalgando y llevando en ancas a un hombre insinúa que desea una proposición de matrimonio de cierto pretendiente que conoce.
Pero si se siente asustada al ir cabalgando, entonces indica que en la vida real no confía mucho en ese pretendiente (tiene dudas).
Soñar caballos salvajes pastando tranquilamente insinúa éxito cercano en lo que se esté trabajando; pero si los caballos están flacos y los pastos muy pobres y en general la campiña está triste, entonces indica lo contrario.
Soñarse cabalgando a paso lento insinúa que sus asuntos van bien, pero requieren de agilización, de lo contrario a la larga no le producirán buenos resultados.
Si por el contrario va a galope, puede indicar que por ambición desmedida, está perdiendo el control de sus asuntos.

 

 

 

Si deseas una pagina como esta, o cualquier servicio de diseño o números 80X y/o 90X, pincha en el banner.