El sueño en el que te desplaces por una ciudad representa a tu mundo interior, pues se trata del ámbito en el que se desenvuelve el alma.
Lo que ocurra en la ciudad, el aspecto que presenten los edificios, la pulcritud o suciedad de las calles, las personas que deambulen por ella, el riesgo de que te acometan facinerosos o la escasez o abundancia de zonas verdes te darán ideas acerca del estado de la conciencia, los problemas que te afectan interiormente y qué medidas has de adoptar para resolverlos.
El sueño en el que veas que las calles de la ciudad estén bien delineadas y muestren un aspecto pulcro, haya espacios amplios con sol y zonas verdes es una manifestación de que estás interiormente en orden y revela la satisfacción de la conciencia por que has hecho las cosas bien. Todo lo contrario sería soñar con una ciudad sucia, oscura y contaminada.

Si sueña con una ciudad desconocida, cambiará su estilo de vida y quizás su residencia.

La ciudad onírica es un signo de seguridad y buen refugio, entrando principalmente en ella. Verla en estado floreciente, anuncia mucha cultura, o que los hijos continúan la obra de sus padres.

Una ciudad sin autoridad: carestía de vida. Una ciudad desconocida: vida desorientada, porvenir dudoso y viceversa.

Una ciudad semidestruida es un mal presagio. El mejor de los sueños es aquél que se desarrolla en una gran ciudad floreciente, próspera, sobre todo si la ciudad es la propia.

Verse en la ciudad de Jerusalén: año muy próspero; en la ciudad de la Meca: buena cosecha; en El Cairo: vida larga y feliz; en Constantinopla: pérdida de dinero; en Bagdad: visita de gobernantes; en una de la India: renunciamiento; en una ciudad occidental: peregrinación; Tiberiades: viaje cercano; en Damasco: beneficio moral y material; en una ciudad del litoral libanés: buen negocio; en una ciudad americana: placeres, despilfarro de dinero; en una ciudad desierta: mal presagio.

La ciudad que lleva nombre bello es un signo feliz y un anuncio de mucha felicidad, como por ejemplo: Buenos Aires.

Activa, animada, con calles concurridas: cambios en su vida; se dedicará a actividades interesantes, apasionantes. Tendrá poca oportunidad de esparcimiento. Nuevas orientaciones, elecciones diferentes, recursos económicos amplios, perspectivas futuras promisorias.

Oscura, triste, sucia, maloliente: sus proyectos están llamados al fracaso. Deberá renunciar a perseguir objetivos desproporcionados, alejados de sus posibilidades reales.
 

 

 

 

 

 

Si deseas una pagina como esta, o cualquier servicio de diseño o números 80X y/o 90X, pincha en el banner.