Hasta ahora hemos estudiado el significado individual de cada carta y cómo utilizarlas para capacitarnos en los distintos ámbitos de la vida. En este capítulo examinaremos las diferentes tiradas y el mensaje que puede esconder un conjunto de cartas dado.


Los naipes pueden tirarse para uno mismo o para otra persona. Si la lectura es para usted, le resultará difícil ser objetivo, pues probablemente deseará oír un mensaje concreto y se mostrará poco receptivo a otros consejos y reflexiones que el Tarot le ofrece. Si el consultante es un amigo o alguien que ha solicitado su asesoramiento, es preferible que éste se halle presente durante la lectura, aunque también puede hacerse a distancia.


Primero se barajan las cartas. Si la lectura es para usted, deje de barajar cuando sienta que es el momento. Si baraja otra persona, permítale continuar hasta que ella sienta que ya ha barajado bastante. Generalmente basta con unos minutos; no deje que el consultante sobrepase en exceso ese tiempo. Si la lectura es para alguien que está lejos y se realiza, por ejemplo, por teléfono, pídale que le indique cuándo dejar de barajar. En este caso usted lleva a cabo la acción, pero es el consultante quien pone fin al proceso. Por lo tanto, existe una sincronización al decidir qué cartas saldrán en la tirada.
Ahora, extienda las cartas. No existe «una forma» o la «mejor forma» de hacerlo. Las tiradas que mostramos más adelante son sólo sugerencias, las cuales, no obstante, creo que le resultarán muy fructíferas si las pone en práctica.

 

Los significados de los naipes no pueden darse como si fueran piedras definitivamente labradas para todas las épocas, todas las personas y todas las situaciones. Cada carta cambiará su significado para usted y se referirá más a una situación que a otra según el momento en que usted se halle en la vida. Le comunicará lo que necesita saber de acuerdo con la etapa del Viaje en que se encuentre al hacer la consulta.


 

Aquí expondremos los significados básicos, pero habrá de permitir cierta flexibilidad en cuanto al modo de enfocarlos y a lo que toma de ellos; de lo contrario, estaría limitando la información que pueda deducir de ellos.


En el trabajo con el Tarot usted planteará cuestiones sobre su vida. Cuestiones como la independencia o los compromisos tenderán a salir a la superficie y le exigirán que afronte las causas subyacentes de los problemas. Si el eslabón que cojea en su cadena vital está relacionado con el dinero, el Tarot le instará a afrontar sus problemas económicos y a controlarlos. Si el eslabón frágil de su cadena vital se relaciona, por ejemplo, con el amor, las relaciones, la pareja, la familia, los hijos, los padres, la autoestima o su valoración de los demás, entonces el Tarot le hará concentrarse en esa área o combinación de áreas. Puede resultar bastante desconcertante descubrir que nuestra vida, hasta ahora archivada en pequeñas cajas pulcramente etiquetadas y apiladas, aparece repentinamente desordenada e inmersa en el caos. Cuando se produzca el cataclismo, permanezca en él. Es preciso pasar por un proceso de limpieza para poder eliminar las condiciones negativas subyacentes y alcanzar un estado de felicidad más permanente. Esta situación es comparable a un dolor de muelas: si es demasiado tarde para someterse a un tratamiento terapéutico, es preferible que nos extraigan la muela y sufrir una tortura momentánea, a experimentar el dolor insistente de la muela afectada.


Ello no significa que cuando se inicia un trabajo de desarrollo personal tengan que suceder inevitablemente cosas negativas. Significa que usted debe estar dispuesto a deshacerse de algunos patrones negativos para poder abordar la vida de forma diferente. Para que la copa de la vida pueda llenarse con el vino de nuevas experiencias, debe vaciarse el vino viejo. En el Tarot, la copa es un símbolo importante, pues representa nuestra capacidad de recibir. ¿Cómo podemos recibir nuevas experiencias y oportunidades de crecimiento y realización si las copas que nuestras manos sostienen ya están llenas?


El desarrollo personal no ha de ser forzosamente traumático. Puede resultar aún más perturbador cargar con los desperdicios del pasado. Generalmente, sólo necesitamos estar dispuestos a liberarnos de los sentimientos de amargura y remordimiento, para darnos cuenta de que las soluciones que llevábamos buscando durante tanto tiempo han estado siempre delante de nuestras narices.


El Tarot, en este sentido, es nuestro sirviente, no nuestro señor. No es un juez que rige nuestras vidas. Su función no es decirle que ha sido bueno o malo, aunque hay quien enfoca el Tarot de esta forma. Se diría que es como volver a la infancia, cuando nos acercábamos a nuestros padres esperando una reprimenda o una felicitación. Aunque el Tarot nos brinda consejos específicos, básicamente cumple la función de espejo, esto es, refleja una versión —o una visión— de aquello que la persona que mira necesita ver. Como en cualquier espejo, siempre hay factores que afectan el grado de «precisión» de tal experiencia, a saber, el espejo del Tarot ofrece una semejanza con la realidad de la persona que se mira en él. En algunos casos, el consultante verá que el mensaje que recibe tiene sentido y confirma aspectos que en el fondo siempre supo pero necesitaba corroborar a través de una fuente objetiva. Otras veces, la consulta sacará a relucir temas que el consultante considera ya superados o que ya no hacen al caso o «temas de la vida». Es probable que el Tarot le esté diciendo que, en realidad, todavía no ha hecho frente al pasado, que simplemente se esconde de él poniendo los sentimientos en «lista de espera». Cada uno decide qué desea o puede recibir de su experiencia con el Tarot. Nadie tiene derecho a imponer sus opiniones sobre los demás, y a este respecto el profesional del Tarot puede fácilmente cometer el error de abandonar el puesto de piloto de la embarcación para convertirse en capitán, desestimando la responsabilidad del consultante de asumir el control de su propia vida. El Tarot es una energía que sólo sugiere, sin insistir, que el consultante suba su equipaje a bordo y actúe sobre él. El Tarot no siempre muestra lo que ocurre realmente en la vida de una persona. Más bien tiende a exhibir aquello que el consultante debe hacer, destacando un área concreta de su vida y guiándolo hasta un punto en que pueda observarla y, con suerte, resolverla.


Al principio, realice la lectura de la tirada de forma sistemática hasta que tenga la sensación de que todo encaja. Recuerde que la tirada puede, aparentemente, mostrar incongruencias. Esto se debe, por un lado, a que la vida de las personas está llena de contradicciones. Por otro lado, tendrá que aprender a armonizar la lectura para hacer que todo encaje.



Déjese llevar por la intuición y no intente aplicar el significado de las cartas al pie de la letra. Procure adquirir una sensación «general» de cada carta y deje que esa sensación lo guíe a lo largo de la lectura. Recuerde, así mismo, que el perfeccionamiento en el arte de la lectura del Tarot exige cierto tiempo. Aunque puede aprenderse en un período breve, probablemente necesitará un tiempo para encontrarse cómodo con él. Así pues, no permita que la impresión de que ha de obrar de acuerdo con ciertas normas lo lleve a ser demasiado crítico con sus logros.

 

Tirada de la Tríada


 

Se trata de una tirada muy sencilla. Las cartas que extiende a la izquierda representan el pasado, las del centro el presente y las de la derecha el futuro. En cada columna puede extender tantos naipes como desee y deducir tanta información como quiera, pero es preferible que se limite a tres cartas por columna, por lo menos hasta que adquiera un mejor dominio del Tarot. El símbolo de la tríada lo empleaban los antiguos druidas y simboliza el descenso de los rayos del Sol hasta la Tierra. Así pues, representa la enseñanza y la comprensión.

La Cruz Céltica


 

Esta tirada resulta útil para observar la vida de otra persona, pero no tanto para examinar la vida de uno mismo.

Las dos primeras cartas presentan diferentes aspectos de la situación actual. La tercera muestra qué hay en la mente del consultante. La cuarta nos da idea de cuál ha sido la influencia de los últimos tres años. También constituye la «base» de la cruz, donde ésta descansa y, por lo tanto, es el fundamento real de la situación del consultante. La quinta carta se refiere a los últimos seis meses o año, aunque puede mostrar influencias más recientes. La sexta carta representa las influencias del año venidero, mientras que la séptima simboliza la puerta que conduce del presente al futuro, en otras palabras, el modo en que el consultante pasa de su situación actual a las influencias del futuro. Mientras la sexta carta tiende a mostrar lo que le ocurrirá al consultante como consecuencia de fuentes externas, la séptima carta indica lo que debe hacer para potenciar al máximo los beneficios que obtendrá de esas fuentes. La octava carta, más que mostrar la «situación final», nos brinda una visión de conjunto, además de plantear cuestiones que no surgen en las cartas anteriores, como esos «otros asuntos que se han de tratar» anotados en el orden del día de una reunión de comité. Las primeras nueve cartas se mantienen unidas, mientras que la décima constituye el inicio de una nueva cadena de interpretación.

Para ampliar esta tirada puede solicitar al consultante que elija nuevas cartas o, simplemente, extraer la primera carta de la baraja y colocarla sobre la carta en cuestión de la tirada básica y, a partir de aquí, tomar su simbología para referirse al área sobre la que necesita una mayor aclaración. Puede utilizar esta técnica de profundización para responder a preguntas específicas o porque precise más información de la que le brindan las diez cartas básicas.

Técnica de profundización:

1. La Muerte. «Representa un proceso de limpieza, un momento en tu vida en que debes despojarte de ciertas cosas. La carta de la Muerte, por cierto, no indica que tú u otra persona vaya a morir. Es una etapa de conclusiones, necesaria para que puedan producirse nuevos comienzos.»



2. Diez de Espadas. «Esta carta, cruzada sobre la Muerte, indica que estás atravesando una época especialmente difícil. Juntas, estas cartas simbolizan un duro período para ti, denotan un sentimiento de soledad muy fuerte, la sensación de que estás solo en el mundo y que a nadie le importa. Estas dos cartas juntas indican depresión: estás atravesando un túnel largo y oscuro y sientes que estás perdido en un laberinto interminable.»



3. La Rueda. «En tu mente está la Rueda, una carta esperanzadora que sugiere que, a pesar de que las circunstancias objetivas actuales son difíciles, tienes en mente esperanzas y aspiraciones que te animan a seguir adelante. Tu visión del futuro es, básicamente, optimista. Tienes grandes expectativas de futuro, y es ese optimismo innato el que te alienta a soportar tu difícil situación actual.»


4. Reina de Espadas. «Si nos centramos en la influencia de un pasado algo más remoto, en esta carta vemos tus relaciones con las mujeres. Muestra una influencia negativa y las dificultades que has tenido para establecer relaciones estrechas. En cierto modo, estas dificultades te han ayudado, pues te han proporcionado la determinación para realizarte sin depender de la felicidad emocional. En lugar de rodearte de relaciones, has desarrollado el ímpetu para tener éxito en otros ámbitos, especialmente a través del mundo de la acción, donde puedes conseguir el reconocimiento y el éxito a partir de tus méritos personales.»


5. Cinco de Espadas. «Esta carta me indica que durante el último año has atravesado una experiencia particularmente competitiva que ha forzado al máximo tus capacidades, que no te ha creado necesariamente conflictos con otras personas, pero sí te ha llevado a medir tus aptitudes con las de ellas.»


6. Siete de Espadas. «El Siete de Espadas indica que el período que se acerca será aún más competitivo en los planos emocional y profesional, pero con la ventaja de que podrás poner en práctica todas las habilidades que adquiriste el año anterior. Mi consejo es que procures no comprometerte en exceso, no ir más allá de tus propias limitaciones. Debes afrontar los retos uno a uno, salvar los obstáculos uno a uno en lugar de enfrentarte a todos al mismo tiempo. Si así lo haces, ganarás la carrera.»


7. La Emperatriz. «Tu séptima carta es la Emperatriz, que surge a menudo en personas que poseen aptitudes artísticas, como escritores, actores, artistas, etc. Indica que en el período venidero madurarás tu talento, que gozará de una excelente oportunidad para manifestarse. También en el plano emocional comprobarás que las relaciones fluyen con mayor suavidad y armonía bajo esta influencia. Con esta carta en el estratégico séptimo puesto, la gente se sentirá rápidamente atraída hacia ti. También te surgirán con facilidad ofertas de trabajo y amor.»



8. Dos de Oros. «En esta posición, el Dos de Oros indica un cambio de residencia, que seguirá produciéndose, en relación con cuestiones de trabajo. También experimentarás cambios en el ámbito profesional. Ocuparás diferentes puestos y establecerás nuevos y numerosos contactos con los que podrás contar más adelante.»



9. As de Oros. «Esta carta, que ocupa el lugar de las esperanzas y aspiraciones, muestra que una gran puerta se abre para ti. Al estar tan cerca del Dos de Oros (abajo) y del Juicio (arriba), se le reconoce una mayor objetividad que si estuviera rodeada de cartas más «etéreas» o «acuosas». Por lo tanto, no se trata sólo de algo que estás esperando, sino de algo a lo que las cartas conceden un mayor grado de realismo.»



10. El Juicio. «Esta carta indica que en los tiempos venideros tu vida experimentará una importante transformación. Es muy probable que completes el ciclo de esta transformación trasladándote al extranjero, que es adonde intuyo que el As y el Dos de Oros te llevarán. En cualquier caso, tu vida habrá cambiado por completo en el ciclo de los doce meses que contempla esta tirada.»

Los celtas, se llama así a un conjunto de pueblos que vivieron en la edad del Hierro alrededor del siglo V antes de Cristo. Los Celtas provenían de Escocia, Gales, Irlanda, Francia, en España en Galicia y Asturias también hubo influencia de la cultura Celta.

No existe homogeneidad en los pueblos celtas, no eran un único pueblo sino un conjunto de pueblos, había distintos pueblos celtas. Las leyendas de los pueblos celtas, sus sacerdotes los druidas y su relación con la naturaleza han fascinado a muchas personas.

Aunque no existen pruebas que vinculen la cultura celta con la práctica del Tarot, si se sabe de la gran facilidad de los celtas para las leyendas y la interpretación que hacían de ellas. Los celtas eran animistas. Las culturas animistas atribuyen cualidades y alma a objetos cotidianos, a entidades naturales como montanas, lagos, truenos, árboles. rocas, el Sol. De esta forma estos objetos o entidades naturales son venerados y temidos como dioses.
 

 

En el Tarot Celta


Los Arcanos mayores son 22 representan a los dioses y en ellas aparece el nombre del Dios en Gáelico Los 22 arcanos se dividen en cinco ciclos, el mitológico, heroico, histórico, oceánico y aventurero. Los Celtas al venerar la naturaleza tenían fama de saber interpretarla. El pueblo celta se interesaba por la astronomía y la astrología. Siendo también muy conocido el horóscopo celta.

Horóscopo Celta
 

Tirada astrológica

 

PRIMERA CASA (Aries y Marte). Personalidad básica: motivación psicológica, cualidades personales, disposición y temperamento.

SEGUNDA CASA (Tauro y Venus). Posesiones: trabajo, valía personal, valores. Actitudes hacia la seguridad, las posesiones y los socios.

TERCERA CASA (Géminis y Mercurio). Comunicación: hermanos, hermanas, familiares, primera educación, entorno, transporte.

CUARTA CASA (Cáncer y Luna). Vida doméstica: hogar, madre.

QUINTA CASA (Leo y Sol). Vida amorosa: creatividad, placer, niños, aventuras amorosas, diversión.

SEXTA CASA (Virgo y Mercurio). Ámbito laboral: trabajo rutinario, salud, ejercicio, aficiones.

SÉPTIMA CASA (Libra y Venus). Relaciones bilaterales: asociaciones, matrimonio, contratos.

OCTAVA CASA (Escorpión y Plutón). Cambios importantes: sexo, herencia, inversiones, recursos ajenos.

NOVENA CASA (Sagitario y Júpiter). Aprendizaje: estudios superiores, viajes remotos, ideales, sueños, desafíos, creencias, filosofía.

DÉCIMA CASA (Capricornio y Saturno). Logros: aspiraciones, ambiciones, carreras, padre.

UNDÉCIMA CASA (Acuario y Urano). Vida social: objetivos, amigos.

DUODÉCIMA CASA (Piscis y Neptuno). Vida mística: retiro, huida, fe, instituciones.

Esta tirada es algo más complicada que las demás, pero aun así le aconsejo que la pruebe, pues tal vez le brinde una perspectiva más profunda. Aunque se basa en las doce casas astrológicas, no se requieren conocimientos de astrología para utilizarla. Esta tirada resulta útil para observar la vida de uno mismo y la de otras personas, estén presentes o no. Las cartas se extienden en sentido contrario a las agujas del reloj, desde la primera hasta la duodécima casa.

 

Tirada del Árbol de la vida


 


1 Neptuno: relación individual con el infinito/el espíritu/dios.

2 Urano: cambio revolucionario, influencia, ingenio.

3 Saturno: sentido de la limitación, lecciones, disciplinas, responsabilidades.

4 Júpiter: área en que se manifiestan la fortuna, el optimismo, el positivismo.

5 Marte: zona de combate, batallas personales.

6 Sol: desarrollo personal, crecimiento a lo largo de la vida.

7 Venus: área creativa/artística, armonía, acuerdo.

8 Mercurio: comunicación, aprendizaje, estudio.

9 Luna: intuición, aptitudes psíquicas.

10 Tierra: universo físico, experiencias reales y tangibles.

Siguiendo el modelo expuesto, cada carta encarna la influencia de una de las Esferas del Árbol, la cual simboliza un área de su vida y el trabajo que se le plantea en ese campo. Esta tirada es sumamente mística, ideal para examinar su propia vida, y debe consultarse en contadas ocasiones. Hay quien dice que sólo debería hacerse una vez en la vida.

 

Tirada Sencilla de Tarot Amigo Amor Relaciones

 

Esta tirada sencilla de Tarot Amigo puede ser utilizada para problemas de amor en las relaciones entre dos personas, bien se trate la amistad, de relaciones amorosas, familiares o laborales.


Carta 1: Representa lo básico que se conoce de la materia

Carta 2: Es lo que el consultante piensa que es la raíz del problema

Carta 3: Es lo que la otra persona piensa que es la raíz del problema

Carta 4: Habla de lo que los dos han pasado por alto. La necesidad de ponerse en el lugar del otro

Carta 5: Informa de lo que es la verdadera raíz del problema

Carta 6: Nos da la clave. El asesoramiento del Tarot.

 

 

 

 

contador de visitas
contador de visitas